5 Comentarios

Oscuro Austral

Tags:

Loading

Siempre es de noche en el invierno austral. Desde que llegué no me ambiento a este paisaje sombrío que tanto malestar me causa.

Emilio dice que en un tiempo me acostumbraré a vivir aquí. Pero los meses pasan y me siento ahogada en esta pampa inmensa, en este silencio imperioso que me repele del paisaje. Si Anita hubiera estado, estaría acompañada. Prepararía sus leches, cambiaría pañales y olería a guagua recién nacida, una mezcla de queso y colonia suave. Él me trajo sin preguntar. Un día compró los pasajes, me abrazó fuerte y prometió que mi pena se iría. Una semana después vendimos todo, hicimos maletas y sin decir palabra, lo seguí.

El viento siempre acompaña mis tardes. Siento su silbido constante romper mis tímpanos. Cierro puertas y ventanas, pero el viento me persigue aún dentro de casa. Se cuela en mis oídos. No me deja pensar y acalla mi voz interna. Es una presencia fantasmal que me aplasta y sofoca aferrándose al vacío que lleva mi cuerpo.  

Cuando Emilio llega del trabajo, comemos en silencio. Me cuenta los chismes del día. Yo sonrío con desgano y finjo interés, pero no lo escucho.

Si estuviera Anita, su llanto alejaría el silbido del viento y las noches australes serían más luminosas, menos eternas. Tal vez daría una vuelta y jugaríamos en el jardín escarchado o haríamos un picnic sobre las hojas secas. Pero Anita no estuvo, ni va a estar, y en mi vientre sentiré este invierno austral inundado por un viento incesante que todo lo arrasa. 

FIN

¿Te gustó el relato?
Por favor puntúalo a continuación y visita más abajo la sección de comentarios.

¡Participa en la discusión en torno a este relato!

4 1 voto
Puntuación
Suscríbete
Notifícame acerca de
guest

5 Comentarios
Recientes
Antiguos Más Votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Adolfo

Solo puedo escribir; maravilloso, muy bueno

Carmen sarue

Me gustó muchoooooo ..sensible e intenso..que soledad…

Cecilia

¿ Han sentido un viento tan invasivo como el de la Patagonia?

Iván Olguín

Creo que el frío y la oscuridad no ayudan para la pena, pero el viento lo asocio a algo más positivo, algo tan inmenso que te obliga a salir de ti mismo.
Buen relato Ceci :,)

Entradas recientes

Comentarios recientes

Entradas similares

Mostrar Botones
Esconder Botones
5
0
Por favor deja tu comentario.x